La Ciencia de Seducir Mujeres

Te has cansado de esperar por las mujeres. No quieres esperar más, no quieres seguir perdiendo el tiempo. Tal vez has llegado a una situación en la que no te explicas por qué a ti no te van bien las cosas con las mujeres. Te preguntas por qué te bloqueas cuando estás con una mujer.

También te preguntas cosas tales como ¿por qué no soy simpático cuando estoy con una mujer?, si resulta que soy un tipo simpático cuando paso un rato con los amigos o estoy con los compañeros del trabajo. Incluso cuento buenos chistes.

Te bloqueas cuando tienes una buena frase en la cabeza pero hay una mujer delante. Te gustaría hablar y soltar tu frase, pero temes quedar una vez más como un patoso. ¿Qué sucede cuando te enfrentas a una mujer? Precisamente eso, que te enfrentas. El problema reside en tomarse esto como un enfrentamiento.

¿Cómo enamorar a una mujer?
¡He aquí la solución!

Hay una serie de cambios en tu comportamiento que no te puedes explicar, y te preguntas una y otra vez ¿por qué me está pasando esto a mí? Y la pregunta aparece cien, mil veces. Pero, como para tantas otras preguntas que surgen a lo largo de la vida, no encuentras una respuesta.

Hazme caso, estás perdiendo el tiempo. ¿Y si no hubiera una respuesta? O dicho de otra manera, ¿y si no fuera esa la pregunta que tienes que hacerte? ¿Y si esa clase de preguntas que te provocan tanto dolor estuvieran mal planteadas?

De eso habla “Los Secretos de la Seducción”, de eso y de preguntas del estilo ¿cómo conquistar una mujer? o ¿cómo conquistar a una chica?

Aprende y domina los Secretos de la Seducción

Parece más fácil cuando vemos a otros hacer lo que para nosotros es tan difícil conseguir. Algunos lo hacen bien y otros, sin embargo, mal o muy mal. Pero es más fácil analizarlo, verlo fríamente y darnos cuenta de los errores que otros, en el lance de enamorar a una chica, están cometiendo. ¿Y por qué sucede así? Porque nuestras emociones no están en juego cuando observamos a otro.

Ojalá pudiéramos vernos desde fuera mientras estamos en el trance de tratar de enamorar a una chica. Ojalá pudiéramos juzgar nuestro comportamiento desde una posición alejada y objetiva. Sin embargo, eso no es posible.

Cuando estamos preparándonos para conquistar a una mujer, tienen lugar dentro de nosotros una serie de procesos psicológicos y químicos que se desencadenan de forma involuntaria y nos imponen una limitación. Pero esa limitación se puede superar, o se puede dejar a un lado. ¿Me explico? ¿Sí o no?

Tomemos el ejemplo de los alpinistas. Una montaña puede ser muy difícil de escalar por una cara y bastante más fácil por la otra. Un alpinista que quiere demostrar su destreza subirá por la cara más difícil, mientras que un alpinista no tan diestro, escalará la montaña por su cara más fácil.

Pero los dos llegarán a la cima.

En situaciones como esta lo mejor es preguntarse ¿era esa la mujer adecuada? Si yo te pregunto ¿supiste buscar el mejor momento?, díme en qué momento estás pensando tú para responderme. No me digas si supiste buscarlo o no, díme cuál es tu idea acerca de cómo excitar a una mujer y del mejor momento para hacerlo.

Porque puede que tú creas una cosa y yo la contraria. ¿Pensaste que el mejor momento era aquel en que te quedaste a solas con ella? ¿Utilizaste esa clase de frases aprendidas de las novelas románticas acerca de cómo seducir una mujer? ¿O quizás utilizaste frases más directas tratando de provocar rápidamente el ardor físico para llegar al sexo cuanto antes?

Puede que al final se te pasara el tiempo y tú no hicieras ni una cosa ni la otra. De pronto, alguien volvió, o alguien pasó por allí, y se te pasó la oportunidad. Casi te sentiste aliviado, ¿verdad? O para ser aún más claro, te sentiste aliviado.

Es posible que te traicionaran tus nervios, tus prisas. El amor necesita su tiempo, tiene su timing, como dicen los anglosajones. Ese tipo de cosas llegan cuando deben llegar, después de un tiempo. Piensa en tus frases para conquistar a una mujer. Yo te ayudaré a pensar en ellas, a saber lo que tienes que decir.

¿Quieres saber cómo excitar a una mujer?

¿Eres capaz de tener un poco de paciencia? ¿Eres capaz de ser consistente en tus intenciones? ¿Cómo ser sólido? ¿Cómo evitar el hecho de dejarse arrastrar por las emociones? Lo único que debes saber es que todas esas limitaciones que te bloquean cuando estás intentando seducir a una mujer, se pueden superar.

¿Cómo seducir a una mujer, entonces? Las respuestas a ese problema las encontrarás en “Los Secretos de la Seducción” hoy en este sitio web. Hoy queda a tu alcance el saber como seducir a una mujer de una forma natural.

No vuelvas a caer en tu propio trampa. No insistas en el error de siempre.

Con “Los Secretos de la Seducción” encontrarás las respuestas.

¿Quién te ha dicho que lo que vale para una persona vale para todas? ¿Quién te ha dicho que todas las mujeres son iguales y que a todas se les puede entrar de la misma forma? ¿Quién te ha dicho que hay un solo método que explica cómo ligar?

Entonces, ¿cómo conquistar a una mujer? Puede haber mil formas de enamorar a una chica, el que tiene que saber adaptarse eres tú; el que tiene que saber qué terreno pisa eres tú; en definitiva, el que tiene que confiar en sí mismo eres tú, para escalar la montaña por el sitio que más te convenga a ti.

Volviendo al ejemplo de los alpinistas. ¿Crees que todas las montañas son iguales? No, cada montaña será atacada con un método distinto, el mejor método posible para “esa” montaña. Con las mujeres ocurre lo mismo, no se puede entrar de la misma forma a todas las mujeres, necesitarás un método para cada una. Ahí entráis tu autoestima, tu inteligencia emocional y tú.

Mi método te enseñará a liberarte de la timidez. Aprenderás a controlar tus emociones aplicando una serie de pautas de comportamiento que te llevaran al éxito final.

No te dejes avasallar por ti mismo y por tus sentimientos cuando se desbordan, intenta dejar las emociones a un lado y ser un poco más frío, porque eso te dará la distancia necesaria para poder entablar una relación con una mujer. Quizás tu fin último sea el sexo, pero no dejes que eso mate tu naturalidad y tu forma de acercarte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here